Desde mi ventana
letra y m?sica:?Jean-fran?ois Cuenca
Grabado en directo:
Chema Callejero, piano
Coco Balasch, contrabajo
Pedro Vega de la Nuez, bater?a
Jaime Oca?a, jaleos

Nunca hab?a escrito hasta ahora canciones que recogieran mi irritaci?n y revuelta. Llegado este momento, ser? por la edad, resulta dif?cil que siga conteniendo la rabia que el entorno inmediato y el lejano me producen. Es desalentador, por ejemplo, asumir con normalidad que mientras tratamos de atrapar y juzgar con alborozo algunos traidores, golpistas y torturadores de medio mundo, los nuestros, los que dieron zarpazos mortales a la democracia y a los dem?cratas de nuestra querida Espa?a y m?s tarde convirtieron la paz en un muy poco sutil campo de exterminio est?n de rositas en sus casas haciendo caranto?as a sus seres queridos, contemplando con sosiego c?mo crece la hierba en sus macetas o muriendo en paz. Los exilados, perseguidos, encarcelados, torturados, asesinados aqu? en las d?cadas en las que el resto del mundo celebraba la ca?da de la barbarie nazi son una ignominia. Mientras se siga tratando con equidistancia a golpistas y vapuleados, a torturadores y torturados, mientras no se siente a los feroces seguidores y entusiastas practicantes de las doctrinas de nuestro dictador golpista -ese que muri? de viejo en la cama- en un banquillo de acusados no podr? aceptar sin denunciarlo compartir la calle con ellos. Cuando la sociedad nombre y condene nuestros chivatos y asesinos dom?sticos de la posguerra, y s?lo entonces, deberemos hacer prueba de nuestra generosidad de dem?cratas y dejarles irse a casa o dejar este mundo con tranquilidad pero con verg?enza. No es tolerable que, entre la anestesia administrada por los culpables y la amnesia adoptada por los supervivientes, se perdone lo imperdonable. Los golpistas y sus herederos democraciados deben restituir el honor a los golpeados. As?, sin que pueda ni quiera impedirlo, asuntos esenciales que siempre me han preocupado empiezan a traspasar mis canciones. Es el caso de ?sta que trata de recordar que nuestras vidas est?n condicionadas por una fauna de bribones, sectarios, ultramoralistas, maltratadores, machistas, racistas, fan?ticos, corruptos y explotadores. Algunos combinan calificativos, otros se especializan. Amargo panorama para una canci?n, en el fondo y a pesar de su tono, muy triste. Salvo escasas excepciones, el mensaje de los cantautores comprometidos -con la ayuda de medios de comunicaci?n no siempre conservadores, de instituciones casi siempre conservadoras y de ide?logos de primera y segunda divisi?n- ha envejecido mal. Casi todos, algunos con mucho talento, parecen ahora unos platos exc?ntricos para escasos gourmets con nostalgia. Puesto que han pasado los tiempos en que gentes se un?an y manifestaban en torno a canciones y banderas empezar? con humildad a cantar, adem?s de mis tormentos, algunos de los dem?s. Si ya no est? de moda, si ya no estimula ni el gui?o de pol?ticos ni la pluma de la mayor?a de los cr?ticos musicales es que ha llegado el momento de hacerlo a todo pulm?n porque, por mucho que se repita hasta embriagar las conciencias, pensar que vivimos en pa?ses libres, con democracia y sin censura es, a poco que se piense, una ingeniosa pero pesada broma.
Desde mi ventana veo
el traj?n de los mercados,
parques con amapolas
cobijando enamorados.
Kioscos, farmacias y bares,
los cupones en la esquina,
bullicio en los bulevares,
Jaleo en la oficina.

Desde mi ventana veo
Botarates con corona,
cruces tachando caminos
que no arzobispean a Roma.
Falsos quijotes con panza
tarzanes sin aventura,
guerreros con alma blanda,
santurrones con armadura

Desde mi ventana veo
Caudillista sin desgracia
franco-timadores dictando
lecciones de democracia.
Corsarios de garfio y botines,
matarifes de hucha afilada,
ejecutivos en patines.
ejecutores en portada.
DMVV desrumbados en patera,
sin papeles empapelados,
callejones con frontera.
Servidumbres de tenaza,
libertades de escalpelo,
privilegios de terraza,
igualdades de entresuelo.

Desde mi ventana veo
carterista de etiqueta,
Romeos contando y sonando
la entrepierna de Julieta.
Rocky Marcianos de reparto,
entretelas con desgarro,
camellos por el asfalto
golondrinas por el barro.

Desde mi ventana veo
Pen?lopes magulladas
cardenales a flor de fiel
santas hostias consagradas.
Alcobas con malos ratos,
cari?os de pu?o y letra,
afectos de tiro al plato,
dial?cticas de escopeta.

23 noviembre 2004